Página principal

1. Definiciones. A. Comunicación, información, difusión y transmisión


Descargar 76.14 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño76.14 Kb.
DIDÁCTICA DE LA EDUCOMUNICACIÓN

Primera tarea optativa: definiciones y elección de un modelo comunicativo.

1. Definiciones.

A. Comunicación, información, difusión y transmisión.

Comunicación.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Acción y efecto de comunicar o comunicarse. Trato, correspondencia, reciprocidad amistosa entre dos o más personas. Transmisión de señales mediante un código común al emisor y al receptor. Unión que se establece entre mares, pueblos casas, habitaciones, etc., mediante pasos, crujías, escaleras, vías, canales, cables y otros recursos. Cada uno de estos medios de unión. Sonido característico que emite un aparato telefónico y que indica que puede marcarse el número deseado. Papel escrito en que se comunica alguna cosa. Escrito o exposición oral sobre un tema determinado que el autor presenta a un congreso o reunión de especialistas para su conocimiento y discusión. Psicol. Interacción recíproca entre individuos en el marco de un proceso de transmisión de información a través de signos. Ret. Figura que consiste en consultar la persona que habla el parecer de aquella o aquellas a quienes se dirige, amigas o contrarias, manifestándose convencida de que no puede ser distinto del suyo propio. Correos, telégrafos, teléfonos, etc.

2. Martínez de Sousa, José (1991): Diccionario de información, comunicación y periodismo. Paraninfo, Madrid.



Transmisión de un mensaje (información) entre un emisor (fuente) y un receptor (destinatario) mediante un código común y a través de un canal. Antidialógica; es la que se establece en un solo sentido, de arriba abajo, en la que el receptor tiene un papel pasivo. (Por ejemplo, el político que arrastra a las masas, el sacerdote que predica desde su púlpito, el militar que arenga a sus soldados). Audiovisual; la que utilizada medios visuales y sonoros. Bidireccional; la establecida entre fuente y destinatario cuando este puede reenviar a aquel su respuesta al mensaje recibido de forma inmediata; por ejemplo, la conversación (en presencia o telefónica) entre dos personas. Colectiva; tipo de comunicación indirecta en la que emisor y receptor no son individuos, sino grupos, cuyos mensajes, múltiples y numerosos, se transmiten a través de un medio, periódica o permanentemente. Comunitaria; la que se establece a través de los medios de comunicación social. De difusión; la que se establece entre un emisor y varios receptores, por ejemplo, la conferencia. Directa; la que se establece entre dos personas (emisor y receptor) o entre una persona (emisor) y un grupo (receptor). Escrita; la que se establece entre personas o grupos a través de un medio de comunicación escrito. Puede ser directa (la correspondencia) o indirecta (la prensa). Horizontal; aquella que incorpora al receptor en las intenciones del emisor, es decir, cuando este, a la hora de emitir sus mensajes, tiene en cuenta las necesidades de aquel. Icónica; la que se sirve de imágenes (fijas o en movimiento) para la emisión de mensajes. Indirecta; la que se establece a través de los medios de comunicación: prensa, radio, televisión, cine, cartel, libro, disco, etc., en la que el receptor es pasivo. (Este tipo de comunicación supone un destinatario indiferenciado, constituido por personas desconocidas entre sí, amplio, anónimo, extendido, disperso). Individual; comunicación directa. Interindividual; comunicación directa entre emisor y receptor, a veces unidireccional (carta) o bidireccional (conversación, en presencia o telefónica). Interna; flujo de información desde la dirección de una empresa hacia sus empleados, de manera que estos se hallen al corriente de las actividades de esta y se sientan integrados en los proyectos y objetivos que emanen de la dirección. Jerárquica; comunicación antidialógica. Lejana; establecida a través de canales artificiales (telecomunicación). De masas; proceso de producción y transmisión social de información. Interacción social resultante de ese proceso. Multidireccional; la establecida entre una fuente y varios destinatarios cuando estos pueden reenviar su respuesta al mensaje recibido de forma inmediata, por ejemplo, un coloquio. Múltiple; tipo de comunicación directa que se dirige, por escrito, a una pluralidad de receptores indiferenciados. Recíproca; la que se establece entre dos comunicantes con posibilidad de respuesta inmediata: conversación personal (en presencia o telefónica). Social; forma de relación social en que existe participación consciente de los individuos o grupos.

3. Moles, Abraham (dir.) (1985): La comunicación y los mass media. Mensajero, Bilbao.

Acción por la que se hace participar a un individuo –o a un organismo- situado en una época, en un punto R dado, en las experiencias y estímulos del entorno de otro individuo –de otro sistema- situado en otra época, en otro lugar E, utilizando los elementos de conocimiento que tienen en común (experiencia vicaria).

El hombre se distingue de los demás sistemas biológicos por la amplitud de su facultad de comunicación. Existe una multitud de modos de comunicación. La comunicación constituye una ciencia autónoma con sus reglas propias.

Nuestra sociedad se transforma cada vez más en un sistema social, en un conjunto de partes diversas, cada una de las cuales se define por sus funciones o sus objetivos y se une con las demás a través de interacciones. Estas interacciones constituyen el objeto de las ciencias de las comunicaciones.

4. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Proceso de interacción social establecido entre dos o más personas, a través de símbolos, señales y sistemas de mensajes. El intercambio puede ser intencional o inconsciente, ya que todos los comportamientos humanos indican algún tipo de comunicación, incluso el silencio o la comunicación gestual.

Desde el paradigma funcionalista se sostiene que en la comunicación se encuentran involucrados diferentes componentes:

a) Emisor: quien inicia la comunicación a través de la transmisión de un mensaje. Cuando la comunicación es intencional, selecciona los signos adecuados para que resulte inteligible el mensaje al receptor. Realiza un proceso de codificación.

b) Receptor o decodificador: destinatario del mensaje, debe interpretar o descifrar aquello que el emisor transmite. Realiza un proceso de decodificación de la información.

c) Código: conjunto de reglas propias de cada sistema de signos y símbolos que el emisor utiliza para transmitir su mensaje (por ejemplo: código morse, letras del alfabeto, lenguaje de señas utilizadas por las personas sordomudas, etc.)

d) Mensaje: contenido de la información transmitida. Algunos de los aspectos que intervienen en el mensaje están presentes en los procesos de codificación (a cargo del emisor) y de la decodificación (a cargo del receptor): nivel sociocultural, intereses, valores, actitudes, ideología, etc.

e) Canal: medio a través del cual se establece la comunicación estableciendo una conexión entre el emisor y el receptor. Es el soporte por el que circula el mensaje, puede ser material o espacial. Por ejemplo: aire, hilo telefónico, fibra óptica, etc.

f) Circunstancial: ubicación temporal y física en la que se lleva a cabo la comunicación.

g) Barrera o ruido: interferencia en el proceso comunicacional. Puede referirse a cualquiera de sus elementos (ruidos, afonía, distracción del receptor, fallas en la imagen televisiva, etc.).

h) Retroalimentación o feedback: interactividad en el proceso comunicacional. Ocurre en aquellos casos en los que el emisor recibe una respuesta del receptor. La retroalimentación es positiva cuando fomenta la continuidad en la comunicación y negativa cuando evita la comunicación (le pone fin, cambia de tema, etc.).

5. Wikipedia.

Para ver la información disponible en esta página web pinchar aquí.



Información.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Acción y efecto de informar o informarse. Oficina donde se informa. Averiguación jurídica y legal de un hecho o delito. En la prensa, noticia detallada sobre determinados sucesos, acompañada muchas veces de ilustración gráfica. Biol. Propiedad intrínseca de ciertos biopolímeros, como los ácidos nucleicos, originados por la secuencia de las unidades componentes. Psicol. y Sociol. Comunicación o adquisición de conocimientos que permiten ampliar o precisar los que se poseen sobre una materia determinada. Conocimientos así comunicados o adquiridos.

2. Martínez de Sousa, José (1991): Diccionario de información, comunicación y periodismo. Paraninfo, Madrid.

Acción o efecto de informar o informarse. Conjunto de noticias, comunicados, informes o datos necesarios para algo o que interesan a alguien. Anuncio y primer relato de un acontecimiento social, nuevo, circunstanciado y de naturaleza tal, que interesa al público. Informe que permite establecer este relato. En sentido genérico, todas y cada una de las noticias, notas, crónicas, reportajes, artículos, etc., de una publicación periódica, por oposición a sus restantes contenidos: publicidad, anuncios, entretenimientos, etc. En sentido abstracto y colectivo, noticia. Contenido de una noticia, crónica o reportaje. Conjunto de noticias de un solo tema o categoría que suele publicarse en una sola página o, en cualquier caso, agrupadas: información meteorológica, bursátil, deportiva, etc. Conjunto de actividades que tienen por objeto recoger, transformar, transmitir y difundir las noticias de interés general. Función social que asegura la explicación, circulación y divulgación de los hechos, ideas u opiniones.

3. Moles, Abraham (dir.) (1985): La comunicación y los mass media. Mensajero, Bilbao.

En el sentido corriente del término, “información” es sinónimo de noticia o de mensaje, por lo que se halla vinculado al contenido de una cosa significativa a un individuo receptor. Shannon dio a este término un sentido preciso expresando matemáticamente la “cantidad de información” transmitida por el mensaje.

La información es la medida de la reducción de la incertidumbre que puede haber a propósito del estado de una parte del universo (lo que ocurre en el lugar emisor) por medio de un mensaje. En esta acepción la había tomado Ralph W. L. Hartley, quien puso los primeros cimientos de una ciencia matemática de la información. “Informare” significa en latín más o menos poner la forma, y el mensaje es lo que permite construir una forma para el receptor mediante el ensamblaje de los signos que se le ofrecen.

4. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

En sentido amplio, supone la adquisición de nuevos conocimientos. Se habla de sociedad de la información para denotar el fenómeno del rápido incremento de conocimientos que caracteriza a la sociedad actual, estrechamente vinculado con los avances científicos y el desarrollo de nuevas tecnologías de la comunicación. De este incremento se derivan problemas (individuales y colectivos) para el almacenamiento, intercambio y manejo de la información, que requieren para su solución el empleo de nuevas técnicas y tecnologías.

Mensaje, contenido que llega a un receptor a través de un canal o soporte; en otras palabras, la información es el “objeto” de comunicación, cuyo estudio se realiza en un doble plano: semántico (relativo a su significación) y sintáctico (relativo a su estructura). La cantidad de información transmitida por un canal es un indicador de su capacidad. Las informaciones no esenciales o repetidas en una comunicación se denominan redundantes.

Desde el punto de vista psicológico, la comprensión de una información implica su procesamiento.

En un sentido estricto, referido al campo de la informática, colección de datos (símbolos o signos) que contienen un significado y cuya unidad básica de medida es del bit.

5. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Conjunto de datos e insumos informacionales que son relacionados, estructurados, recolectados o asociados con el motivo de generar significado, es decir, explicar, difundir, enseñar, comprender, discutir, proyectar, algún aspecto del mundo que nos rodea. La información es el insumo básico para construir conocimiento. Nuestro cerebro acumula información desde el nacimiento, ya sea de manera natural a través de los sentidos, o producto de la actividad consciente, el aprendizaje formal, la lecto-escritura. La memoria guarda la información y esta se procesa de acuerdo con las necesidades de acción y pensamiento de cada individuo. Las bibliotecas y los centros de información, los centros de cómputos y otras unidades de información son los espacios donde se recolecta y almacena la información en distintos soportes para preservarla en el tiempo como memoria viva colectiva lista para el acceso de quienes lo requieran. Para que la información presentada sea comprensible por el receptor, es necesario que se compartan los significados de los códigos semánticos y físicos para su transmisión, recepción y utilización.

6. Wikipedia.

Para ver la información disponible en esta página web pinchar aquí.

Difusión.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Acción o efecto de difundir o difundirse. Extensión innecesaria o viciosa en lo hablado o escrito. Fís. Distribución aleatoria de la dirección de propagación de una propiedad física o radiación (luz, calor, sonido) durante su propagación. Antrop. Cultural. Transmisión de elementos culturales de una sociedad a otra o de un grupo social a otro en el seno de una misma sociedad. Tomando como base la caloración de este fenómeno se define la corriente antropológica del difusionismo.

2. Martínez de Sousa, José (1991): Diccionario de información, comunicación y periodismo. Paraninfo, Madrid.

Acción y efecto de difundir. Alcance del medio informativo. Penetración de una publicación en la zona geográfica en la que se vende y se lee. Acción de poner una publicación periódica a disposición del público, por un método cualquiera. Número de ejemplares resultante de sumar las cifras de suscripciones, venta al número y servicios regulares. Cantidad de ejemplares de un número o de una edición de una publicación distribuidos entre el público. En radio y televisión, audiencia.

3. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

En general, se refiere al envío de algún material o información a múltiples receptores.

En telecomunicaciones, es el nombre que recibe el hecho de enviar señales a un gran número de receptores, utilizando algún medio tecnológico. La información se transmite de forma unidireccional y es susceptible de ser captada por cualquier receptor físicamente capaz de hacerlo, sin que el emisor pueda establecer una selección de aparatos receptores dentro del área de cobertura.



Transmisión.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Acción y efecto de transmitir. Automov. Conjunto de mecanismos que comunican el esuferzo del motor a las ruedas motrices de un automóvil. Electrón. Envío de energía, generalmente en forma de señales eléctricas o electromagnéticas, entre un punto y otro. Fisiol. Conductibilidad nerviosa. Genét. Comunicación de los caracteres hereditarios a la descendencia. Med. Transferencia o contagio de las enfermedades. Pl. Mil. Nombre que se da a las oficinas, centros de experiencia e instrucción y tropas destinados a las comunicaciones telefónicas y telegráficas del ejército.

2. Martínez de Sousa, José (1991): Diccionario de información, comunicación y periodismo. Paraninfo, Madrid.

Acción y efecto de transmitir.

3. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

Transferencia de un mensaje, fotografía, señal u otro tipo de información a través de una línea (telegráfica, telefónica, etc.) u otro medio, como radio, haces luminosos o redes de datos. Los elementos que toman parte en una transmisión son: el emisor (por ejemplo, una emisora de radio), el receptor (un oyente), y el medio (las ondas de radio). Se distinguen diversos tipos de transmisión: a) Asíncrona: los datos son enviados por el emisor en el momento en que los tiene disponibles, sin ningún acuerdo entre emisor y receptor en cuanto al ritmo de envío. b) Síncrona: el emisor y el receptor se hallan sincronizados por un reloj, y el envío de los datos se realiza a intervalos regulares marcados por el mismo. c) En paralelo: todos los bits que componen un carácter son enviados de forma simultánea, a través de líneas compuestas, por varias vías paralelas. d) En serie: los bits que componen un carácter son enviados uno a uno a través de una sola vía, de forma sucesiva. e) Digital: los datos se envían codificados en forma de claves binarias. f) Analógica: los datos no se envían como claves binarias, sino como una señal oscilante, pudiendo tomar una amplitud y frecuencia cualquiera dentro de un intervalo continuo de valores.

B. Educación, pedagogía y didáctica.

Educación.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Acción y efecto de educar. Proceso para transmitir el bagaje cultural de una comunidad o grupo social a fin de perpetuar su propia existencia y su continuo desarrollo. Conjunto de reglas, costumbres y modelos que rigen la sociedad. Cortesía, urbanidad, buenos modales.

2. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

Se denomina genéricamente educación al proceso por el cual todo humano se incorpora al patrimonio cultural de la comunidad en la que va desarrollándose su existencia, al tiempo que se integra en el grupo y se especifica como individuo singular.

Fenomenológicamente, en el proceso educativo pueden distinguirse: a) acciones/intervenciones externas y, b) acción del potencial de educabilidad del sujeto. Con respecto al proceso externo, cabe señalar las siguientes caracterizaciones: exigencia de “contacto humano”, presencia de un objetivo, finalidad, pattern o ideal, tenido por plausible y valioso; secuencia de acciones/intervenciones propositivas o intencionales que posibiliten la consecución del pattern; valoración/evaluación/estimación de los resultados obtenidos, que permitan “graduar” las sucesivas acciones (optimación de variables); y multidimensionalidad (afectación de todas las funciones, dimensiones cognitiva, afectiva, social, moral, psicomotriz, etc.) o integralidad (es el sujeto el que se educa en su totalidad).

Los medios o modalidades (vías de acceso al sujeto que utiliza la acción educativa) son: a) Propuestas de lenguajes, códigos y conocimientos; exposición de modelos que suscitan la imitación (aprendizaje vicario) y la emulación; facilitación de repertorios de “normativa” que le simplifican las acciones y garantizan calidad de respuesta; oferta de “modos de pensar”, “modos de decidir", “modos de procesar” (software) a través de los “modos de enseñar”. b) Uso de reforzadores (premios/castigos); imposición de normas (disciplina); facilitación de puestas en acción de lo aprendido, y selección/elaboración de situaciones, contextos, climas o variables situacionales que favorecen la acción e inhiben conductas no deseadas.

Desde la perspectiva del sujeto (proceso interno), la educación se sustenta y posibilita en la educabilidad del sujeto, siendo decisivo el “potencial educable” que se genera en la hipercomplejidad y plasticidad neurológica del hombre. La clave de la acción educativa (desde el punto de vista del proceso interno) reside en la capacidad de procesar del propio sujeto (autoestructuración). Los efectos del procesamiento suponen integrar los nuevos datos, funciones, etc., en las estructuras previas a esta concreta actividad, modificándolas, en un proceso de continua reequilibración.

3. Medina Rubio, Rogelio; García Aretio, Lorenzo y Ruiz Corbella, Marta (2001): Teoría de la educación. Madrid, UNED.

El término educación proviene de dos términos latinos: educare, que significa conducir, guiar… y educere, que hace referencia a “sacar fuera”. Cada una de ellas aporta una dimensión diferente de la actuación educativa. Si nos fijamos en el significado de educare estamos sosteniendo una actuación externa al sujeto que se educa. Le estamos proporcionando lo necesario (criar, nutrir, guiar) para salir adelante en su proceso de constituirse como hombre o como mujer. En este sentido, educación se centra en la transmisión de la información necesaria para integrar al educando en un contexto concreto. Estaríamos defendiendo una acción llevada a cabo por otra persona, que bien se puede identificar con la figura del educador.

En cambio, educere también exige una actuación del educador que debe guiar ese proceso, pero se exige también necesariamente la participación del propio sujeto sobre el que se ejerce esa actuación. Encauzar las potencialidades ya existentes en el propio sujeto. Desde esta perspectiva entendemos la educación como un proceso de desarrollo de las capacidades de cada individuo.

En consecuencia, entendemos como educación “todo proceso permanente dirigido a la optimización de la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir”.

4. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Etimológicamente proviene del latín educare significa criar, alimentar, nutrir y educere que alude a sacar, conducir de adentro hacia afuera. Esta doble vertiente ha generado dos posturas teóricas que conllevan implicancias en la práctica educativa. En el primer caso se trata de un proceso que se ejerce a través de una acción externa al individuo y que tiene como finalidad su crecimiento. En el segundo caso, se refiere a encaminar, encauzar o desarrollar la naturaleza de aquel que se educa, y por ello muchas veces se hacía alusión a que no debía perturbarse esta naturaleza con actividades artificiales sino ayudar a que se desarrolle. Estas dos acepciones han disputado el sentido de la educación y han tratado de imponerse. Así es como se han plasmado en: la educación tradicional, centrada en la figura del docente –en el primer caso- y en la Escuela Nueva que procuraba el despliegue de la actividad del niño, en el segundo. Existe una tercera postura que sostiene que una de ellas puede predominar sin que eso signifique la eliminación de la otra.

5. Wikipedia

Para ver la información disponible en esta página web pinchar aquí.



Pedagogía.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Arte o ciencia de enseñar y educar a los niños. Principios y métodos para la formación completa del niño (física, intelectual, ética, social, etc.). Por extensión y en general cualquier teoría educativa.

2. López-Barajas Zayas, Emilio; Vidaurreta Campillo, María; Albert Gómez, María José y Ruiz Corbella, Marta (2000): Introducción a las ciencias de la educación. Madrid, UNED.

La pedagogía tiene como objeto la educación, considera las categorías humanas universales, pero también presta idéntica atención a los aspectos emocionales y afectivos, biológicos, contextuales, ecológicos y psicológicos de los diferentes grupos e individualidades. La pedagogía es la ciencia y filosofía de la educación que implica el conocimiento antropológico para adecuar los medios a los fines que pretenden alcanzar.

3. Medina Rubio, Rogelio; García Aretio, Lorenzo y Ruiz Corbella, Marta (2001): Teoría de la educación. Madrid, UNED.

La pedagogía es una ciencia teórica y práctica a la vez., especulativa y normativa. Teórica en cuanto consiste en un conocimiento especulativo de la educación que reflexiona sobre la naturaleza y problemas de la educación, tratando de describirla, explicarla, comprenderla (qué es la educación, por qué y cómo los hombres por ella se perfeccionan). Pero es también ciencia práctica en la medida que esas reflexiones y conocimientos se refieren y dirigen a la práctica, a la aplicación efectiva en la vida individual y social. Si la Pedagogía teórica es el fundamento que describe y da razón del porqué de la actividad educacional, la Pedagogía práctica considera la educación como tarea a realizar y se propone averiguar cómo debe llevarse a cabo.

4. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Etimológicamente proviene de griego: pais o paidos (niño) y ago (conducir, guiar). En la antigua Grecia se llamaba pedagogo a la persona, generalmente en situación de esclavitud, encargada de acompañar a los niños a la casa del maestro y llevar sus pertenencias. Luego de la nodriza, el pedagogo se ocupaba de la crianza de los niños. En la actualidad se define a la pedagogía como la ciencia, la disciplina o el arte que tiene por objetivo el estudio de la educación. Es decir, que no es la acción de enseñar sino un cuerpo de saberes sobre la educación y la enseñanza, que permiten conocer y regular el proceso educativo. Es de carácter interdisciplinario, ya que se nutre de la biología, la sociología, la psicología, la filosofía, entre otras.

5. Wikipedia.

Para ver la información disponible en esta página web pinchar aquí.

Didáctica.

1. Salvat editores (2003): La enciclopedia. Salvat, Madrid.

Parte de la pedagogía que se ocupa de los sistemas y métodos prácticos de enseñanza destinados a plasmar en la realidad las directrices de la teoría pedagógica. Muy vinculada a otras ciencias pedagógicas como la organización escolar y la orientación educativa, la didáctica estudia los procesos de enseñanza y aprendizaje. Los componentes que interactúan en el acto didáctico son: el docente o profesor, el discente o alumno, el contenido o materia, el contexto de aprendizaje y las estrategias metodológicas o didácticas. La didáctica se puede entender como pura técnica o ciencia aplicada y como teoría o ciencia básica de la instrucción, educación o formación. Los diferentes modelos didácticos pueden ser modelos teóricos (descriptivos, explicativos, predictivos) o modelos tecnológicos (prescriptivos, normativos). La historia de la educación nos muestra la enorme variedad de modelos didácticos que han existido. La mayoría de los modelos didácticos tradicionales se centraban en el profesorado y en los contenidos; los aspectos metodológicos, el contexto y, especialmente, el alumnado quedaban en un segundo término. Como respuesta al verbalismo y al abuso de la memorización típica de los modelos didácticos tradicionales, los modelos activos (que caracterizan la escuela nueva) buscan la comprensión y la creatividad mediante el descubrimiento y la experimentación. Estos modelos suelen tener un planteamiento más científico y democrático, y pretenden desarrollar las capacidades de autoformación. Hoy día la aplicación de las ciencias cognitivas a la didáctica ha determinado que los nuevos modelos didácticos sean flexibles, abiertos y muestren la enorme complejidad y el dinamismo de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Cabe distinguir entre didáctica general, aplicable a cualquier individuo; didáctica diferencial, que tiene en cuenta la evolución y características del individuo y su entorno, y didáctica especial, que estudia los métodos específicos de cada materia o asignatura.

2. Sepúlveda, Félix y Rajadell, Nuria (coord.) (2001): Didáctica general para psicopedagogos. Madrid, UNED.

La Didáctica es la ciencia de la educación que estudia e interviene en el proceso de enseñanza-aprendizaje con el fin de conseguir la formación del educando.

3. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Disciplina teórica, histórica y política que responde a concepciones amplias sobre la educación y el sujeto que aprende. Tanto la didáctica como el currículum modernos surgen a partir de la diferenciación entre la actividad de la enseñanza y lo que se enseña. Hasta el siglo XVI las prácticas de la enseñanza y el conocimiento transmitido eran sinónimos. Con la aparición del currículum las preguntas sobre ¿qué pueden aprender? y ¿qué deben aprender? se trasladan a ¿en qué orden deben hacerlo? Algunos autores la definen como aquella parte de la pedagogía que se ocupa de describir, explicar y fundamentar cuáles son los métodos más eficaces para conducir al educando a la adquisición de conocimientos, técnicas y hábitos. Otros autores la consideran como el resultado de una investigación específica sobre la enseñanza y que responde mejor a su papel cuando propone herramientas abiertas que permitan al actor una responsable toma de decisiones.

4. Wikipedia.

Para ver la información disponible en esta página web pinchar aquí.

C. Comunicación educativa, tecnología educativa y educación para los medios.

Comunicación educativa.

1. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

Comunicar resulta equivalente a transmitir y en toda transmisión se da un contenido (mensaje) y una intención. La comunicación educativa es, pues, un tipo de comunicación humana que persigue logros educativos.

Según la perspectiva constructivista, la comunicación educativa constituye el proceso mediante el cual se estructura la personalidad del educando, lo cual se logra a través de las informaciones que este recibe, quien las reelabora en interacción con el medio y con los propios conceptos construidos.

Según lo dicho, el proceso de aprendizaje humano no es reducible a un esquema comunicativo de carácter mecánico, por cuanto el receptor no está pasivo, sino que reelabora los mensajes según sus propios esquemas cognitivos. La comunicación educativa, pues, ha de tener ciertas características tales como: a) Postura abierta en el emisor y receptor para lograr un clima de mutuo entendimiento. b) Bidireccionalidad del proceso, para que el flujo de los mensajes pueda circular en ambos sentidos, si bien mayoritariamente lo haga de educador a educando. c) Interacción en el proceso, que suponga la posibilidad de modificación de los mensajes e intenciones según la dinámica establecida. d) Moralidad en la tarea, para rechazar tentaciones de manipulación.

La teoría de la comunicación constituye –junto con la teoría de sistemas y las teorías del aprendizaje- uno de los pilares fundamentales de la actual concepción de la tecnología de la educación. El esquema: Emisor-Mensaje-Receptor, puede resumir el conjunto de elementos que intervienen en el proceso, con la única salvedad que en educación se contempla la simetría en la orientación del proceso para evitar la exclusiva unidireccionalidad.

Aunque en el sistema escolar es el profesor quien ejerce mayormente las funciones de emisor, actualmente hay que considerar que la configuración personal se logra a través de múltiples fuentes personales e institucionales, con especial mención para los medios de comunicación de masas, cuya influencia es tan controvertida como evidente.

Hoy se insiste en un nuevo rol del profesor, asignándole la responsabilidad de actuar como mediador entre el educando y la compleja red informativa que sobre él confluye.



Tecnología educativa.

1. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

En sentido amplio puede concebirse como el proceso de diseño, desarrollo, aplicación y evaluación de sistemas, técnicas y medios para mejorar el aprendizaje humano. Esta definición considera la tecnología como aplicación de la ciencia a la práctica; en nuestro caso, aplicación de conocimiento organizado a la solución de problemas educativos, concretamente al diseño de cursos de acción controlados para producir aprendizajes.

Esta concepción de la tecnología de la educación implica cuatro componentes interrelacionados: 1. Una base teórica de la que derivan principios y reglas de intervención, y que incluiría, al menos, una teoría del aprendizaje, y los principios de funcionamiento cognitivo y de procesamiento de la información. 2. Unas reglas o principios de intervención para dirigir el contenido y la forma de los acontecimientos educativos. 3. El estímulo o contenido de la educación (selección, organización, etc.) 4. La forma de la intervención, una de cuyas características esenciales es el medio a través del cual se presenta y estructura el estímulo.

En su origen, la tecnología educativa se identificó con el uso en el aula de instrumentos, máquinas, aparatos y equipos mecánicos, eléctricos o electrónicos que podían facilitar la tarea docente y discente y mejorar el rendimiento de los alumnos. Es decir, la tecnología educativa hacía referencia a la introducción en el proceso educativo de productos más o menos sofisticados de la moderna tecnología, como vehículos o soportes de diversas funciones educativas, especialmente la presentación de estímulos y contenidos a los estudiantes. La base de esta tecnología estaba constituida por los medios audiovisuales (cine, imagen fija, registro de sonido, radio) que se habían venido desarrollando progresivamente desde el final de la Primera Guerra Mundial y que irrumpieron en la enseñanza cargados de una ideología concreta, que consideraba a la imagen como portadora del valor didáctico de la concreción, frente al predominio de la abstracción, representado por el “verbalismo” y “memorismo libresco” de los antiguos medios educativos. En realidad, más que tecnología de la educación se debería hablar, en términos de Dieuzide, de tecnología en la educación.

El estudio de los efectos del uso de los medios forzó a una modificación del concepto de tecnología educativa. La tecnología cambió de perspectiva centrando su atención fundamentalmente en el estudio de los procesos y sistemas educativos a fin de optimizarlos. Su objetivo sería pautar, racionalizar y sistematizar; en una palabra, tecnificar la acción educativa para producir unos determinados efectos en el alumno, cuya manifestación sería el logro de los objetivos previstos. Esta sistematización y racionalización de la educación alcanzarán su máximo nivel tecnológico si se logra objetivizar el proceso, siendo la única vía de objetivación del proceso su plasmación y concreción en el material y recursos educativos, concebidos como sistemas, que llevan implícitos un modelo de aprendizaje y unos métodos de intervención específicamente dirigidos a la consecución de unos objetivos.

En el orden teórico se está perfilando un nuevo avance que supondría pasar de la concepción de la tecnología educativa como un modo técnico de hacer la educación (aplicación de la teoría de procesos y sistemas a la enseñanza) a conceptualizar la educación como una técnica diversificada de intervención directamente derivada de las características específicas del aprendizaje. Se trataría de una verdadera tecnología intrínseca de la educación, centrada en unos objetivos (aprendizaje) que son procesos de cambio de conducta determinantes de los modos de intervención. Nos hallamos ante la perspectiva de una verdadera tecnología de la educación, cuyo objeto no sería el estudio de los medios, recursos, procesos y técnicas en sí mismos, sino en función de cómo se producen los cambios de comportamiento que constituyen los objetivos de la intervención técnica.

2. Perrone, Graciela y Propper, Flavia (2007): Diccionario de educación. Alfagrama Ediciones, Buenos Aires.

Término que se utiliza para describir el uso de distintos elementos de tecnología para acompañar los procesos de aprendizaje. Todos los estudiantes se pueden beneficiar cuando la tecnología es utilizada en forma inteligente y provee de contenidos significativos y herramientas poderosas para aprender. Experiencias que utilizan tecnologías en forma real o simulada ayudan a preparar al joven para insertarse en este mundo laboral cambiante y altamente tecnologizado. Las tecnologías de información y comunicación y la multimedia interactiva son elementos que mejoran la educación en forma sorprendente, pero no por sí mismos, sino cuando están insertos en paquetes didácticos definidos curricularmente e inmersos en la cultura organizacional de la escuela. La tecnología trae al aula una ventana para abordar los contenidos del universo pasado, presente y futuro. Asimismo contribuye a desarrollar en forma conjunta distintas áreas sensoriales y cognitivas, lo que no ocurre cuando se está trabajando solamente con textos impresos. La tecnología también tiene la ventaja de darnos opciones de tiempos de aprendizaje más cómodos, no sólo para que cada alumno trabaje a su ritmo, sino para combinar el tiempo de aprendizaje de la totalidad de estudiantes que componen una clase. Por último, la tecnología asiste el desarrollo de las destrezas necesarias para el desempeño profesional de la vida adulta. Se puede agregar que las tecnologías sirven también para dar autonomía de aprendizaje a los estudiantes que tienen necesidades educativas especiales. La tecnología educativa no sólo incluye las TIC´s sino todos los elementos y recursos didácticos que se utiliza en la enseñanza: la tiza, el pizarrón, los libros, la televisión, la radio educativa, el video, el museo, etc.

Educación para los medios.

1. Sánchez Cerezo, Sergio (dir.) (1991): Tecnología de la educación. Madrid, Santillana.

Conjunto de actividades educativas dirigidas a la formación del individuo en el uso y comprensión de los diversos medios audiovisuales y de comunicación social presentes en nuestra sociedad. Pretende que el individuo alcance una mayor comprensión de las funciones y los roles que representan esos medios, de los efectos que producen en los individuos y en los grupos, así como fomentar una actitud activa frente a los mensajes que transmiten y los papeles que desempeñan. A diferencia de la educación a través de los medios, que pretende aprovechar éstos para el logro de los objetivos de instrucción, la educación para los medios se orienta a preparar al individuo para que sea capaz de aprovechar las posibilidades educativas que ofrecen los medios de comunicación social y las nuevas tecnologías de la imagen y el sonido, adoptando una posición activa y crítica frente a informaciones recibidas. Las posibilidades de interacción con los medios se amplían cada día en nuestra sociedad, que ha sido definida como sociedad de la información y de la imagen. Esta interactividad del hombre con los medios es cada vez mayor y se manifiesta en la figura del EMIREC (emisor-receptor), que es todo aquel miembro de nuestra cultura que asume alternativamente e indistintamente el papel de emisor o receptor de mensajes, de acuerdo con las circunstancias y las necesidades del momento.

2. Elección de un modelo comunicativo: el modelo de Mario Kaplún.

Para poder elaborar el modelo comunicativo elegido, he partido del libro “Historia de las teorías de la comunicación” de Armand y Michèle Mattelart. En él he tenido la oportunidad de ver diferentes vínculos con la concepción comunicativa que pretendo desarrollar, la del educador uruguayo de origen argentino Mario Kaplún. En efecto, diversas influencias desde corrientes sociológicas y comunicativas diferentes me han ayudado a entender mejor este modelo comunicativo y, por este motivo, creo necesario hacer mención a esas influencias y con ello también al proceso de aprendizaje que he llevado a cabo en este sentido.

Comenzaremos así por considerar la importancia de las “sociologías interpretativas” frente a las “sociologías estructurales” y pasaremos más adelante a comentar la influencia que, bajo mi punto de vista, han tenido autores como Jürgen Habermas, Umberto Eco o Roland Barthes, en el modelo comunicativo desarrollado por Mario Kaplún.

Bajo la denominación de sociologías interpretativas se agrupan una serie de corrientes (interaccionismo simbólico, fenomenología social, etnometodología) que se han ido desarrollando a partir de los años sesenta del siglo XX, como reacción a las sociologías llamadas estructurales (estructuralismo y funcionalismo). Estas últimas hacen referencia a una concepción “macro-social” interesada por las “coacciones sociales exteriores al individuo y que consagran la primacía de la sociedad sobre el individuo, de la estructura sobre la práctica” (Mattelart, 1997: 90). Por el contrario, las sociologías interpretativas hacen referencia a los microprocedimientos más centrados en las prácticas comunicativas y las acciones concretas de los miembros de un grupo social, es decir, supondrían de esta forma el “regreso de lo cotidiano”, en palabras del autor anteriormente citado.

Harold Garfinkel está considerado el fundador de la etnometodología. Este autor rompe con las ideas estructuralistas-funcionalistas de Talcott Parsons, basándose en el supuesto de que todos los seres humanos tienen un sentido práctico con el que ajustan las normas de acuerdo con la racionalidad que utilizan en la vida cotidiana. Es decir, la etnometodología analizaría los métodos que los seres humanos llevan a cabo en sus actividades ordinarias de cada día.

Asimismo, la etnometodología comienza a considerar la relación entre acción y contexto que se convierten, a partir de este momento, en elementos interdependientes. Desde esta perspectiva el contexto influirá en el sentido de la acción, y ésta, a su vez contribuirá a la construcción del contexto situacional. Esta nueva concepción será especialmente relevante para el modelo comunicativo que hemos elegido, ya que “lo social” no será ya algo meramente dado, sino el resultado de una actividad donde los actores son protagonistas y creadores de significados. La conversación –y por extensión la práctica comunicacional–, comienzan a verse como una actividad propia de la interacción social, una actividad que considera al destinatario actor protagonista y capacitado para producir sentido y para desarrollar procedimientos de interpretación y creación.

Por su parte, Herbert Blumer inaugura el llamado “interaccionismo simbólico”. Desde este enfoque se destaca la naturaleza simbólica de la vida social y de la comunicación. Pretende estudiar la interpretación que hacen los actores de los símbolos originados en las interacciones sociales que han llevado a cabo. Es decir, al igual que en el caso de la etnometodología, nos encontramos con una sociología interpretativa que se centrará en las actividades comunicativas concretas, históricas y socioculturalmente contextualizadas, pero considerará además los elementos simbólicos presentes en todo proceso comunicativo.

La etnometodología y el interaccionismo simbólico influyen decisivamente en la transformación de una “lingüística estructural” a una “lingüística de la comunicación”. Desde la primera nunca se consideró la importancia del emisor y receptor como actores del proceso, concediendo más importancia a la macro-estructura y relegando a un plano secundario la acción práctica. Desde la segunda, sin embargo, se estudia las relaciones que vinculan a los protagonistas de la acción comunicativa –emisor y receptor–, en un enfoque “pragmático-enunciativo” donde se considera a los sujetos como determinantes clave del lenguaje, superando así la concepción descriptiva-formal del mismo. En palabras de Matellart “el lenguaje ya no está descrito en sus estructuras formales, sino en el uso práctico que de él se hace en la vida cotidiana”.

Por otro lado, debo mencionar el enfoque del filósofo alemán Jürgen Habermas en su “teoría de la acción comunicativa”, donde se estudian los intercambios simbólicos y los contextos de lenguaje que tienen lugar en las interacciones y relaciones sociales. Pero para llegar a comprender el modelo comunicativo propuesto por Mario Kaplún, considero necesario señalar la importancia de Umberto Eco en su obra La obra abierta y de Roland Barthes en su ensayo sobre “la muerte del autor”, por su influencia directa en la concepción del receptor como protagonista del proceso comunicacional. En los trabajos de los autores mencionados se da cuenta de la importancia del lector ante la interpretación de una obra, es decir, se empieza a considerar al receptor del mensaje como un protagonista activo que procesa la información que le llega e interpreta significados de forma autónoma. Es decir, empieza a considerarse la bidireccionalidad del proceso comunicativo en la construcción de significados. Esta conceptualización del lector, entronca con la idea comunicativa de Kaplún cuando hace hincapié en el proceso intersubjetivo de la comunicación.

En efecto, para Mario Kaplún la comunicación implica diálogo, intercambio, relación de compartir. La comunicación es reciprocidad, es “grupalidad” y es interacción social. Es ahí, por tanto, en esa relación que une emisión y recepción, donde se produce el aprendizaje de los interlocutores (en contextos educativos, alumnos) y la construcción colaborativa de conocimiento. La concepción comunicativa de Mario Kaplún supera los esquemas tradicionales basados en la emisión unidireccional de mensajes a receptores pasivos (modelo transmisor) y considera al receptor como un sujeto activo que interpreta los mensajes que recibe y se convierte, al mismo tiempo, en autor (co-autor, co-creador) de conocimiento, aprendizaje y significados.

Con Kaplún la unidireccionalidad se transforma en bidireccionalidad y la comunicación pasa a ser un componente fundamental de la acción educativa. Parte desde el constructivismo interaccionista de Vigotsky y Bruner para basar su concepción comunicativa-educativa en la necesidad de la interacción social, es decir, en la comunicación, caracterizada por la horizontalidad y la bidireccionalidad. Considera que el lenguaje desempeña una función imprescindible en el aprendizaje ya que es “materia prima para la construcción de conocimiento e instrumento esencial del desarrollo intelectual”. Por tanto, será necesaria la adquisición e incorporación, por parte del educando, de los símbolos lingüísticos que le permitirán construir sus estructuras cognitivas, algo que logrará únicamente mediante la interacción con su entorno, es decir, mediante la comunicación.

Mario Kaplún relaciona así proceso educativo y proceso comunicativo, donde aprendizaje es sinónimo de actividad y expresión por parte de los que antes eran solo receptores: “cuando el sujeto educando logra expresar una idea de modo que los otros puedan comprenderla, es cuando él mismo la comprende y la aprehende verdaderamente”. Este autor se sitúa en el centro mismo del proceso comunicativo, otorgando el mismo protagonismo a emisores y receptores en la construcción de significados y en la producción de conocimiento social. Es la intersubjetividad la columna vertebral de la comunicación y es la comunicación el núcleo fundamental del proceso de aprendizaje.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje